¡DIOS, para ordenar, primero instruye!