DIOS sustenta a sus siervos

23 «Por el SEÑOR son ordenados los pasos del hombre, y el SEÑOR se deleita en su camino. 24 Cuando caiga, no quedará derribado, porque el SEÑOR sostiene su mano. 25 Yo fui joven, y ya soy viejo, y no he visto al justo desamparado, ni a su descendencia mendigando pan.» Salmos 37:23-25 LBLA.

Dios planea y ordena las sendas de los que viven en comunión con Él. Él sostiene al hombre cuyos caminos le agradan. Aunque esa persona caiga en pruebas y tentaciones, nunca será envuelto y vencido por ellas, porque el Señor le tiene seguramente asido de la mano. También es verdad que si un justo cae en algún pecado, no será abandonado por el Señor, aunque este versículo no se refiere a ese tipo de caída.

A lo largo de la vida de David, y cuando escribió esto era anciano, él nunca había visto al justo desamparado ni a su descendencia mendigando pan.

Dice Matthew Henry: Por su gracia y por el Espíritu Santo, Él dirige los pensamientos, los afectos y los designios de los hombres buenos. Por su providencia Él pasa por encima de los hechos como para hacer sencillo el camino de ellos. No siempre les muestra un tramo extenso de su camino, sino que los guía paso a paso, como se guían los niños. Dios los guardará de ser destruidos por sus caídas, sea en pecado o en problemas, aunque la caída en pecado será sumamente dolorosa.

Salmos 40:1-3 La Biblia de las Américas (LBLA)

Dios sustenta a su siervo

Para el director del coro. Salmo de David.

1 Al Señor esperé pacientemente, y El se inclinó a mí y oyó mi clamor. 2 Me sacó del hoyo de la destrucción, del lodo cenagoso; asentó mis pies sobre una roca y afirmó mis pasos. 3 Puso en mi boca un cántico nuevo, un canto de alabanza a nuestro Dios; muchos verán esto, y temerán, y confiarán en el Señor.

El salmista esperó pacientemente; siguió creyendo, esperando y orando. Esto es aplicable a Cristo. Su agonía en el huerto y en la cruz fue un pozo de desesperación y lodo cenagoso. Pero quienes esperan pacientemente a Dios, no esperan en vano.

DIOS sustenta a sus siervos, Él suministra fuerzas en las dificultades que este enfrenta. Salmos 55:22. Echa sobre YHVH tu carga, y Él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo.

Ejemplos:

Génesis 35:3 La Biblia de las Américas (LBLA)

3 Y levantémonos, y subamos a Betel; y allí haré un altar a Dios, quien me respondió en el día de mi angustia, y que ha estado conmigo en el camino por donde he andado.

Salmos 18:6 La Biblia de las Américas (LBLA)

6 En mi angustia invoqué al Señor, y clamé a mi Dios; desde su templo oyó mi voz, y mi clamor delante de El llegó a sus oídos.

Salmos 120:1 La Biblia de las Américas (LBLA)

120 En mi angustia clamé al Señor, y El me respondió.

Jonás 2:2 La Biblia de las Américas (LBLA)

2 y dijo: En mi angustia clamé al Señor, y El me respondió. Desde el seno del Seol pedí auxilio, y tú escuchaste mi voz;

Job 17:9 La Biblia de las Américas (LBLA)

9 Sin embargo el justo se mantendrá en su camino, y el de manos limpias más y más se fortalecerá.

El justo encuentra refugio bajo las alas del Salvador.

Salmos 91:4 La Biblia de las Américas (LBLA)

4 Con sus plumas te cubre, y bajo sus alas hallas refugio; escudo y baluarte es su fidelidad.

Rut 2:12 La Biblia de las Américas (LBLA)

12 Que el Señor recompense tu obra y que tu remuneración sea completa de parte del Señor, Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte.

Salmos 55:22

22 Echa sobre YHVH tu carga, y Él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo.

Isaías 58:11

11 YHVH te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *