El Pastor y las ovejas

Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con Él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de Él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. (Mateo 25:31-33 RVR1960).

Es muy importante aclarar que el contexto de estos versículos trata, del juicio a las naciones gentiles, y que en su mensaje literal no tiene que ver con la iglesia, ya que para ese tiempo la iglesia de Cristo viene con Cristo, entonces trata de un juicio para aquellos gentiles que serán salvos por fe en Cristo, ellos mostraron su fe en Jesús al cuidar de Sus hermanos más pequeños, es decir, de aquellos judíos creyentes en Cristo. Los hermanos mas pequeños aquí en este texto se refiere a los judíos creyentes. En estas citas Bíblicas las ovejas y los cabritos son gentiles, aclarado esto, prosigo con la idea del mensaje que el Señor nos ha regalo para este día.

Si bien es cierto que primariamente estos textos no tienen implicación literal para la iglesia, para nosotros, si tiene aplicación espiritual. Nos habla del Pastor, de las ovejas, y de los cabritos. El pastor es el Señor Jesucristo, Él es el Príncipe de los pastores, Él es el Pastor principal (1 Pedro 5: 4; Salmos 23: 1). También nos dice que apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos, y pondrá las ovejas a Su derecha, y los cabritos a Su izquierda, qué nos dice esto, que Dios hace una separación justa y santa. Es mejor ser oveja, que ser cabrito, a las ovejas se les dice: ¡Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo!, mientras que a los cabritos les dirá ¡Apartaos de Mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles!

Es mejor ser oveja del SEÑOR, las ovejas oyen la voz de su pastor, ellas saben identificar Su voz, no es bueno para ellas estar escuchando muchas voces.

10 De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. 2 Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. 3 A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. 4 Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. 5 Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños. Juan 10: 1-5 Reina-Valera 1960 (RVR1960).

Las Ovejas cuentan con la corrección del pastor, los cabritos no, ellos son dejados en juicio para el juicio (Hebreos 12:8). Es mejor la vara y el cayado del pastor ahora, que su juicio condenatorio eterno.

«Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento.» Salmos 23:4 LBLA.

La vara y el cayado del Pastor son motivos de consuelo, protección y dirección. Cuando sea necesario Él también puede usar la vara para corregirnos. La mayoría de las ovejas necesita de vez en cuando este ministerio.

Es mejor ser oveja, que ser cabrito, a las ovejas se les dice: ¡Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo!

Salmos 79:13 La Biblia de las Américas (LBLA)

13 Y nosotros, pueblo tuyo y ovejas de tu prado, te daremos gracias para siempre; a todas las generaciones hablaremos de tu alabanza.

Salmos 100:3 La Biblia de las Américas (LBLA)

3 Sabed que El, el Señor, es Dios; El nos hizo, y no nosotros[a] a nosotros mismos; pueblo suyo somos y ovejas de su prado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *