La Victoria del Postrer Adán

Cristo es el postrer Adán (1 Corintios 15:45-48).

Génesis. 3:1-6.

La derrota del primer Adán en el Jardín del Edén, Adán demostró su incapacidad para el dominio cuando se encontró con el adversario en el Huerto del Edén.

Mateo 4:1-11.

La victoria del postrer Adán en el desierto. Aquí el postrer Adán hace frente al diablo en una confrontación directa y sale sin un rasguño.

Adán es presentado como la cabeza federal o representante de todos aquellos que están en la vieja creación. Cristo es la Cabeza federal de la nueva creación. Una cabeza federal actúa por todos aquellos que están por debajo de él. La condenación por medio de Adán, y la justificación por medio de Cristo. La Escritura enseña que todos los hombres son pecadores, tanto por naturaleza como por práctica.

Nosotros fuimos cortados del primer Adán e injertados en el postrer Adán (2 Corintios 5:17; Juan 15:5). ¿Qué significa estar en Cristo? Significa ser una nueva creación, herederos de Dios y coherederos con Cristo (Romanos 8:17). Nosotros fuimos liberados de la condenación del pecado, estamos siendo librados del poder del pecado y en el día de Cristo vamos hacer liberados de la presencia del pecado. Esto es lo que significa redención, santificación y glorificación.

Primer Adán.

1. Heredamos su naturaleza.

2. La muerte llego a nosotros por causa de su pecado.

3. Estábamos eternamente perdidos por la naturaleza que heredamos de él.

4. No hicimos nada malo para recibir su naturaleza.

5. Nacimos de esa manera.

6. Adán fue tentado – ¿Con que Dios os ha dicho…?

7. Creyó en la mentira de lo que ya él era.

8. Pecamos porque somos pecadores. No somos pecadores porque pecamos.

Postrer Adán (Cristo).

1. Se nos impartió su naturaleza.

2. La vida llego a nosotros por su justicia.

3. Somos eternamente salvos por lo que él hizo.

4. No hicimos nada bien para recibir su naturaleza.

5. Nacimos de nuevo de esta manera.

6. Jesús fue tentado: Si eres el hijo de Dios…

7. Jesús no tenía que probar quien el sabía que era.

8. Hacemos el bien porque somos justos – no somos justos porque hacemos el bien.

El primer Adán tiene que ver con el pecado, el postrer Adán con la justicia, el primer Adán tiene que ver con la derrota, el postrer con la victoria, el primer Adán es terrenal, el postrer Adán es celestial (1 Corintios 15:47-48), es esta la razón por la cual la iglesia es victoriosa en Cristo.

Mateo 16:15-18 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

15 El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? 16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. 18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro,[a] y sobre esta roca[b] edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

1 Pedro 2:4-8 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

4 Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, 5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. 6 Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado. 7 Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo; 8 y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, m porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.

1 Corintios 3:11 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.

Efesios 2:19-22 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, 20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, 21 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; 22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *